El desierto del Sahara se encuentra en África y es el más grande desierto cálido en el mundo. Puedes llegar a él si visitas Argelia, Chad, Egipto, Libia, Mali, Marruecos, Niger, Sahara Occidental, Sudán y Túnez, países que abarcan esta zona.

Primera Visita al Desierto del Sahara

Uno de mis sueños de viaje siempre fue conocer el Desierto Sahara, ese lugar desértico que había escuchado en las clases de Geografía, que había visto en postales, novelas o en documentales. Cuando estaba en Perú siempre lo veía como un viaje que un día muy lejano iba a realizar, sin embargo, cuando viví en Madrid, ese vago pensamiento desapareció, Marruecos estaba muy cerca, los pasajes estaban muy baratos y afortunadamente no necesitaba visa para ingresar a este maravilloso país, no lo pensé dos veces y viajé.

IMG_7533-01.jpeg

La primera vez que visité Marruecos fue un viaje de 8 días y dediqué solamente un día en visitar el desierto. El viaje lo realicé acompañada de otra amiga y coincidimos con Mehul, un joven de la India que me había contactado previamente por Couchsurfing. Para llegar al desierto nos trasladamos desde la ciudad de Marrakech a Zagora, en un viaje de 8 horas. En Zagora tuve contacto con Ahmed a través de Couchsurfing, quien nos recibió en su casa con su familia por 3 noches y lo hizo de la mejor manera. Zagora, es una ciudad pequeña en medio del desierto que mantiene la cultura y las costumbres del país.

P9010211-01.jpeg
Mezquita en Zagora

Al día siguiente de haber llegado a Zagora, decidimos explorar el desierto por nuestra cuenta sin tomar algún tour, y desde allí nos dirigimos al pueblo de Mhamid, lugar considerado como la puerta al desierto del Sahara, para llegar a este lugar tomamos un taxi desde Zagora hasta Tamegroute por un precio de 18 Dirham, y en este pueblo tomamos otro taxi con dirección a Mhamid por 45 Dirhams, en el camino atravesamos un pueblo llamado Tagounite.

P9010212-01.jpeg
Calles de Tamegroute

Cuando llegamos a Mhamid exploramos un poco del lugar, notamos comercio en la zona, casas construidas de adobe  de color rojizo y el lugar decorado con palmeras.

P9010219-01.jpeg

Tuvimos tiempo para compartir el típico té marroquí y algunas charlas con las personas locales.

P9010288-01.jpeg
Compartiendo con locales

Nuestro host nos dejó algunas advertencias previas a nuestra salida al desierto: no podíamos ir solos por nuestra cuenta al desierto ya que cabe la posibilidad de que nos perdamos pues no hay nada señalizado y que era mejor ir al desierto  con un guía, además, porque nos podíamos encontrar con cobras en el camino, no sé que tan cierto era ello pero por nuestra seguridad fuimos con Mohamed como guía y él nos cobro 50 Dirhams por persona.

P9010252-0102.jpeg
Con Mohamed

Con él salimos a explorar el desierto. El clima en el mes de agosto estaba demasiado bueno, más de 50 grados, por lo que Ahmed tuvo la idea de vestirme como Berber con la finalidad de que me cubra el cuerpo y me proteja del sol, que estaba siendo poco a poco insoportable.

 

IMG_7456-01.jpeg

Durante la primera media hora de caminata se sentía la arena muy caliente y el suelo estaba lleno de piedras, tuvimos que caminar mucho como casi una hora para encontrar a las primeras dunas.

P9010244-01.jpeg

Estuvimos media hora entre las dunas y aprovechamos para tomarnos algunas fotografías.

IMG_7518-01.jpeg

La sensación de estar en el medio del desierto es única, miras hacia cualquier lado y notas dunas alrededor infinitamente, un lugar de ensueño.

IMG_7530-01.jpeg

Cuando quisimos regresar al pueblo sentíamos que no podíamos más con el calor y el bochorno, estábamos como a 53 grados sin exagerar, comunicamos a Mohamed que queríamos hacer el regreso sobre un dromedario y así sucedió, nos tocó pagar 75 Dirhams por persona. Además, pedimos agua y Coca Cola bien heladas, sin embargo, estas llegaron calientes increíblemente.

P9010268.JPG
Nuestro regreso a Mhamid

Regresamos muy felices pues ya podíamos decir que habíamos visitado el Desierto del Sahara aunque sea por una hora pero estuvimos allí. La cara de felicidad nadie nos la quitaba.

El día se iba y casi oscureciendo nos quedamos en Mhamid observando el atardecer con los amigos marroquíes y compartimos una tarde en la que ellos estaban cantando canciones en árabe, yo no entendía nada del idioma pero el sonido de las canciones era muy agradable.

SAM_3017-01.jpeg

Sin lugar a dudas esta fue una experiencia inolvidable aunque fue corta fue suficiente para llenarme de alegría. Como ese viaje me quedó corto, decidí regresar otra vez a Marruecos.

Segunda visita al Desierto del Sahara

Y siete meses después volví a Marruecos, esta vez viajé sola y visité al mismo host de Zagora y a su familia por lo que permanecí solamente en esta ciudad por casi dos semanas; durante mi estancia aproveché en hacer la excursión al desierto nuevamente pero teniendo esta vez la oportunidad de pasar la noche en el desierto.

Esta vez tome un tour organizado que partió de Zagora con rumbo a Tamegroute y allí empezó nuestra salida al Desierto. Desde el pueblo de Tamegroute avanzamos en auto unos veinte minutos más y descendimos para iniciar la caminata al desierto, en mi caso llegué en dromedario, un paseo de casi cuarenta minutos que formaba parte del tour.

P1030365-01.jpeg

Ya tenía conocimiento de la diferencia entre dromedario y camello, el dromedario tiene un solo lomo y el camello tiene dos lomos. En Marruecos solo vi dromedarios y el paseo en un dromedario lo sentí un poco incómodo en los primeros minutos pero al rato olvidé la incomodidad porque me impresionó más  ver las dunas y el panorama en el desierto.

20150412_191156-01.jpeg

Tenía la idea errónea de que por ser un desierto no encontraría vegetación, sin embargo, se observa en el camino pequeñas plantas e incluso palmeras en el desierto.

P1030412-01.jpeg

Cuando descendí del dromedario aproveché en tomarme un selfie con él, fue un poco difícil pero no imposible; luego mis amigos y yo disfrutábamos imparablemente del desierto como unos niños.

20150412_194902-01.jpeg

20150412_191730.jpg

Tuvimos toda la tarde libre en el desierto y observamos el atardecer desde las Dunas, lo apreciamos muy bien, asimismo, pudimos estar en medio de una tormenta de arena, lo que hizo que tuviéramos precaución con la cámara y el celular.

P1030402-01.jpeg

Siendo aproximadamente las 7 pm el tour incluía cena, nos sirvieron una ensalada acompañada de jugo de naranja, pan, frutas y el infaltable té marroquí. Todo muy delicioso por cierto.

20150412_205136-01.jpeg

Nuestra tienda en la que íbamos a descansar estaba acompañada de otras tres más que estaban ocupadas de turistas estadounidenses.

p1030411-01

El interior de nuestra tienda tenía una decoración muy bonita, muy estilo árabe. La noche en este lugar fue mágico se iluminaba con velas, no se siente frío y si salías a observar el cielo desde la puerta de la tienda, esto era otro espectáculo, lamentablemente no pude tomar fotografías de esa noche pero imagina que era un cielo con miles de estrellas y todas se veían de manera nítida, realmente hermoso.

20150413_102913.jpg
Interior de la tienda

Al día siguiente, despertamos muy temprano para ver el amanecer, pudimos notar el color de la arena del desierto más resaltante con el brillo del sol, y siendo  las 9 am retornamos otra vez a la Ciudad de Zagora. Esta vez la experiencia en el Desierto fue más tranquila, con tiempo suficiente para disfrutarlo y tener la oportunidad de descansar en un lugar precioso.

Ambas experiencias en el Desierto han sido inolvidables y sin dudar volvería otra vez a este país que tiene una cultura tan diferente e interesante a la vez.

Mis recomendaciones para los viajeros:

  • Revisar las condiciones de visa para ingresar a Marruecos. Los peruanos no necesitamos visa para ingresar a este país.
  • Para llegar a Marruecos, puedes tomar vuelos en aerolínea de bajo costo desde España.
  • Marruecos tiene una cultura muy distinta a la de Latinoamérica o  Europa, por lo que en mi primera visita me sorprendieron muchas cosas de la cultura, como encontrar en la calles más varones que mujeres y ellas en su mayoría están cubiertas. Leer un poco de la cultura antes del viaje sería bueno para entender su comportamiento en la sociedad.
  • Los idiomas oficiales de Marruecos son el árabe y el francés, sin embargo, los contactos que tuve por Couchsurfing hablaban fluidamente el inglés y varias personas también te pueden comunicar en español perfectamente, sobretodo los comerciantes son los que tienen la habilidad de hablar varios idiomas.
  • La moneda oficial de Marruecos es el Dirham, te recomiendo llevar euros o dólares, es más fácil encontrar el cambio de estas monedas allá. En mi caso llevé euros y por cada euro recibí alrededor de 10.50 Dirhams.
  • La visita al desierto de Sahara más turística es la realizada desde Merzouga, sin embargo, Mhamid es menos turística y te ofrece lo mismo, si deseas conocer este lado de Marruecos y vivir una experiencia única yo te la recomiendo.
  • Aprende palabras básicas muy usadas allá, por ejemplo: “Hola” es “Salam aleikom”, “Gracias” es “Shukran”, “Si Dios quiere” es  “Inshallah”, “hermano” es “khouya”, entre otras, si los marroquíes te escuchan diciendo ello te sentirán más amigable.
  • Marruecos a mi parecer no es inseguro, la experiencia con locales me enseñó que ellos protegen a los turistas y los hacen sentir bien durante tu visita.
  • En Marruecos y en los países musulmanes tienen una temporada cada año llamada “Ramadán” en el que los musulmanes practican el ayuno diario desde el alba hasta la puesta del sol, ello durante un mes. Que ello no te llame la atención si visitas Marruecos en esta época del año.
  • Para contratar tours al desierto del Sahara organizados puedes encontrarlos con diversos precios y con diversidad de itinerarios en cualquier ciudad de Marruecos.
  • Si decides visitar el Desierto del Sahara definitivamente debes llevar el bloqueador y/o protector solar contigo, será necesario para proteger tu piel, además de ropa y zapatos adecuados.
  • Siempre intenta pedir descuentos o rebajas, es muy común que los marroquíes te ofrezcan de primer momento unos precios muy altos para cualquier cosa que desees adquirir.
  • Finalmente, si te gustaron las fotos expuestas en este post, te comparto más fotos de mi viaje a Marruecos: Album-Marruecos o puedes seguir mis viajes en Instagram: @patri.eg

**Todos los textos e imágenes (a menos que se indique lo contrario) son de mi propiedad y/o autoría y de mi blog.

Anuncios